Receta Sopa de cebolla

Receta Sopa de cebolla

¿Sabías que la sopa de cebolla era el plato de la clase humilde en la antigüedad? Tal como lo lees, esta comida sació el hambre de muchas personas en época de guerras, pero hoy en día se considera parte de la gastronomía propia del Valle de Arán y la receta se ha mejorado tanto que no querrás dejar de probarla durante tu próxima visita.

¿Qué es la sopa de cebolla?

Aunque la sopa de cebolla se considera originaria de Francia, existen registros históricos que la localizan en muchos países del continente europeo.

Lo cierto es que este plato solía consumirse desde la Edad Media y se consideraba como la comida predilecta de aquellos que no tenían otra cosa con qué alimentarse, por ser una receta que contiene pocos ingredientes y bastante económicos para el momento.

Sin embargo, la sopa de cebolla se popularizó como parte de la gastronomía francesa durante el siglo XIX, cuando era servida en el mercado parisino de Les Halles a los transeúntes nocturnos que pasaban por allí después de disfrutar las más alocadas fiestas en busca de un plato que les devolviera la energía.

Como es bien sabido, la proximidad del Valle de Arán con Francia ha motivado que muchos de los platos que conforman su gastronomía tradicional se vean influenciados por las recetas francesas y la sopa de cebolla es un claro ejemplo de ello.

Ingredientes de la Sopa de Cebolla

La sopa de cebolla tradicional se prepara con los siguientes ingredientes, aunque en ciertos restaurantes puede variarse, esto es lo que incluye la receta original del plato:

  • 4 cebollas blancas
  • 250 ml de vino blanco seco
  • 1 litro de caldo de carne
  • 50 gr de mantequilla
  • 15 ml de aceite
  • 10 gr harina de trigo
  • 100 gramos de queso rallado
  • 1 pan baguette
  • Sal y pimienta al gusto
  • Huevo

Preparación

Primero se cortan las cebollas en juliana mientras en una olla se derriten 30 gramos de mantequilla con un chorrito de aceite de oliva virgen extra.

Una vez que esté caliente, se añade la cebolla con la sal, la pimienta y se deja cocinar a fuego lento por 20 minutos.

A continuación se agrega la harina y se revuelve muy bien durante un par de minutos más hasta formar una pasta Entonces se vierte el vino blanco y un litro de caldo sin dejar de revolver.

En este punto se puede verificar la sal y la pimienta, en caso de que sea necesario añadir más, y se deja cocinar a fuego lento por 30 minutos.

Lo siguiente será cortar el pan baguette en rodajas, untarle mantequilla por ambos lados y hornear a 180° durante 10 minutos. Luego se voltea y regresan al horno por 10 minutos más, hasta que se doren.

Finalmente, es momento de servir la sopa y lo que sigue es añadirle abundante queso por encima. Opcionalmente, se puede meter durante un par de minutos más al horno para que gratine y la yema del huevo en el interior

La sopa de cebolla siempre se debe servir caliente y acompañar con el pan horneado.

Artículos Relacionados

Compártelo con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *