Descubre las vías ferratas en el Valle de Arán

Descubre las vías ferratas en el Valle de Arán

Descubre lo que debes saber sobre las vías ferratas en el Valle de Arán y todo lo que tienen para ofrecerte; aventura, adrenalina y deporte en su mejor expresión. Diviértete conociendo uno de los mejores destinos turísticos de España en los Pirineos, siguiendo las recomendaciones que te ofrezco en este post.

¿Qué es una vía ferrata?

Una vía ferrata es una ruta delimitada en un macizo rocoso, a manera de itinerario para los escaladores.

En tal sentido, la vía ferrata está equipada con cables, grapas, pasamanos, rampas, peldaños y otros elementos destinados a brindar seguridad al recorrido y marcar el camino para los deportistas.

Usualmente este es un recorrido aéreo o atlético para el cual entrenan los mejores deportistas en las áreas de alpinismo, escalada y otras.

En teoría, esta actividad es una fusión entre el senderismo de montaña y la escalada, lo que implica que se trata de un deporte ideal para quienes sienten que un paseo es poco tentador y el alpinismo es demasiado.

Esto implica que para utilizar las vías ferratas hay que estar preparado físicamente y contar con los conocimientos técnicos necesarios, además de seguir las normas de uso del lugar.

El Valle de Arán ofrece una amplia variedad de vías ferratas con diferentes niveles de exigencia y dificultad, de forma que los atletas con diversas condiciones puedan hacer uso de ellas y sacar el máximo provecho a estas instalaciones.

Para hacer uso de cualquiera de las vías ferratas en los Pirineos, es necesario disponer del conocimiento y las condiciones físicas adecuadas, además de cierto equipo en particular.

Equipo necesario para hacer una vía ferrata

Para practicar cualquier actividad deportiva es necesario disponer del equipamiento adecuado, a fin de garantizar la seguridad del atleta y la posibilidad de desempeñar la práctica adecuadamente.

Para hacer uso de cualquier vía ferrata en el Valle de Arán es obligatorio utilizar un casco protector, arnés de seguridad, cabo de anclaje homologado con disipador y guantes reglamentarios, específicos para este tipo de deporte.

Además de estos implementos que conforman el equipo para vía ferrata, es recomendable que cuentes con calzado especializado, por ejemplo botas de trekking, mochila de hidratación, dispositivos de comunicación como radios o móviles, kit de primeros auxilios, linterna de mano o frontal y cualquier otra cosa que consideres necesaria.

Vías Ferratas del Valle de Arán

Sin duda, en el Valle de Arán se encuentran algunas de las mejores vías ferratas de España, por lo que usualmente los amantes de esta actividad eligen los Pirineos como su región favorita para vacacionar y practicar deporte.

Algunas de las más importantes vías ferratas del Valle de Arán son: Les, Torre de Cledes, Poi d’Unha, Circ de la Lune y Taro d’Arties, de las que te hablaré en este apartado.

Vía Ferrata de Les

Esta es la primera vía ferrata del Valle de Arán y dispone de 2 tramos de recorrido abierto para los atletas, el primero de una gran dificultad para experimentados en el área y el segundo mucho más sencillo, para principiantes que apenas se inician en dicha práctica.

Para llegar al lugar debes acceder al poblado de Les, tomando la carretera N-230 hasta visualizar una rotonda.

Una vez en esta rotonda deberás tomar el desvío de la derecha y enrumbarte hacia el camping Cauarca-Deportur.

Al llegar a este lugar puedes aparcar tu coche o continuar por algunos metros más y luego estacionar cerca de la vía ferrata.

A unos 100 metros del lugar del camping encontrarás la entrada a la vía ferrata, a través de un sendero escalonado que culmina en una planta a la izquierda con piso de cemento y el plafón de la ruta itineraria que no se debe sobrepasar.

A diferencia de otras vías ferratas, está diseñada de forma inversa a lo habitual, ya que el primer tramo es el de elevada dificultad y el segundo es el sencillo.

Lo recomendable, si eres experto, es que realices ambos tramos durante tu visita. Sin embargo, en caso de ser principiante y desear hacer solo la ruta sencilla, deberás tomar el sendero que conduce al tramo fácil, aunque realmente el trayecto es tan largo que puede no ser muy atractivo para ti.

El tramo difícil de la vía es bastante sostenible y culmina en aéreo, lo que resulta atractivo para los expertos.

En el recorrido se ubican algunas grapas anchas y bagas de descanso pequeñas. Podrás apreciar una hermosa vista del Valle y un puente aéreo tibetano de 10 metros de longitud.

Posteriormente, encontrarás una pared de leve inclinación con saliente vertical hasta toparte con el sendero que trae a los principiantes al segundo tramo.

En el segundo tramo de la vía se inicia el recorrido en un bosque de helechos tupidos y frondosos, además de 3 resaltes sencillos y escasamente verticales.

Finalmente, la saliente poco inclinada da por culminado el tramo sencillo del recorrido.

De vuelta al coche puedes tomar el camino de Soberpèra o el de dera Carraspa, indicados con marcas amarillas.

Para ello tendrás que subir y posteriormente bajar por unas paredes que conducen al interior de un frondoso bosque. Deberás tener cuidado si el camino se encuentra húmedo.

El bosque y el pequeño riachuelo de Soberpèra son algunas cosas que podrás ver cuando regresas.

Vía Ferrata Torre de Cledes

Esta es una vía ferrata vecina a la de Les, la tercera del Valle de Arán y se considera ideal para principiantes por sus características de equipamiento y dificultad.

Aunque se trata de la más corta de las vías ferratas cerca de Vielha, también es sumamente interesante, ya que parte del trayecto requiere escalar las paredes de una torre.

La ruta para llegar a esta vía ferrata es idéntica a la anterior, salvo que al pasar el camping de Cauarca deberás seguir de largo y continuar el trayecto hacia la izquierda.

El aparcamiento es pequeño, por lo que conviene que tomes las previsiones necesarias y llegues temprano al lugar si deseas estacionar cerca.

Para comenzar, deberás subir unas escaleras de cemento hasta la torre antigua de la instalación eléctrica, pasando sobre la zona de Bulder.

El recorrido es ideal para principiantes, se observan colas de cerdo y grapas cercanas a lo largo de la vía. En el trayecto se sube todo el desnivel hasta llegar a la cima del Malh de Cledes a 751 metros de altura.

La vía ferrata torre de Cledes se construyó aprovechando en la primera parte una antigua instalación hidroeléctrica que se encontraba en desuso.

Desde allí se observa Malh de la Torreta y es bastante sencillo hacer la trayectoria, ya que no dispone de muchas inclinaciones ni salientes verticales.

En el segundo tramo la subida es bastante recta pero a medida que se avanza va perdiendo inclinación hasta el punto de poder continuar a pie; sin embargo, no debes confiarte, ya que el terreno puede ser resbaladizo y es posible caerse.

El recorrido culmina con un hermoso mirador rodeado de barandillas y una espectacular vista del pueblo de Les, finalmente podrás ver una gran cantera de piedra industrial.

De regreso, el descenso te llevará al parking de la vía ferrata de Les, tomando una calle asfaltada y cruzando frente al camping Cauarca. En este punto deberás girar a la izquierda y habrás regresado a tu coche.

Vía Ferrata del Poi d’Unha

Esta es la segunda vía ferrata del Valle de Arán y se trata de un recorrido largo de 800 metros que ofrece dificultad para principiantes y experimentados deportistas.

Se encuentra en el poblado de Unha y partiendo de Vielha puede llegarse tomando la C-28 en dirección al Port de la Bonaigua.

Puedes aparcar en Salardú, un poblado cercano o directamente en Unha. En esta última encontrarás un amplio estacionamiento al final de una calle estrecha.

Finalmente, verás un cartel informativo de la vía ferrata en el parking y otras señalizaciones junto a una fuente de agua.

Esta vía no cuenta con pasos excesivamente difíciles de atravesar, pero su exigencia se centra en lo largo del recorrido y su cercanía a la alta montaña.

El primer tramo es de 150 metros de longitud y está pensado para principiantes, incluso niños de más de 1,20 metros de estatura.

En el segundo tramo te lleva al mirador de los buitres y es de 250 metros de largo, en él encontrarás ciertos obstáculos con mayor grado de dificultad, como una pared vertical y en ligero desplome a unos 30 metros. Culmina con un puente tibetano de 13 metros.

El tercer tramo es casi netamente aéreo y su longitud es de 350 metros, en este hay una zona con gran dificultad que consiste en una placa de 100 metros con áreas desplomadas, para culminar en una escalera de descenso.

Via ferrata Le Circ de la Lune | Arties

Una de las vías ferratas más difíciles del Valle de Arán y es posible acceder a ella desde Vielha subiendo por la carretera C-28 en dirección a Arties.

Al entrar verás una rotonda y es allí donde deberás seguir al frente, cruzar el pueblo y tomar un desvío a la derecha fuera de él, encontrarás un aviso azul que indica la entrada del parking.

En este tramo de Arties es posible ver un desplome de 20 metros que exige a los atletas capacidades y técnicas del más alto nivel.

A la izquierda puedes encontrar la vía ferrata de Le Circ de la Lune, un poco más sencilla que la de Arties pero que igual dispone de un techo y desplomes.

En cambio, del lado derecho es posible encontrar Le Circ du Soleil, algo más difícil que el de Lune, con 40 grados de desplome a lo largo de 20 metros.

Via ferrata eth Taro d’Arties | Roca Blanca

Esta es la cuarta vía ferrata del Valle de Arán y dispone de un desnivel de 110 metros y 330 metros de recorrido. Se accede igual que en el caso anterior, desde Vielha subiendo por la carretera C-28 en dirección a Arties y atravesando el poblado hasta tomar el mismo desvío y llegar al aparcamiento.

La única diferencia es que para acceder a esta vía ferrata tendrás que buscar la calle Reiau, a través de la cual deberás caminar unos 10 minutos hasta llegar al inicio del recorrido.

En el primer tramo verás 25 metros de lacas inclinadas que culminan en muros con grapas y presas de roca natural.

El trayecto continúa con 35 metros de descenso hasta un muro gris de otros 25 metros.

Al descender deberás continuar otros 10 metros de un corto pero exigente camino de travesía horizontal, culminando con otro muro de 10 metros y 15 más de trayecto sencillo.

La vía continúa por 20 metros más hasta toparte con el primer puente nepalí, de 25 metros de longitud que puedes cruzar incluso en tirolina.

Si ves hacia abajo podrás observar las placas desplomadas de Le Circ de la Lune y Le Circ du Soleil.

Al final podrás tomar una de estas dos opciones: el péndulo o el puente y finalmente culminar el recorrido.

Artículos Relacionados

Compártelo con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.