El oso del Pirineo en el Valle de Arán

El oso del Pirineo en el Valle de Arán

Las experiencias con especies emblemáticas de la fauna ibérica permanecen eternamente en la memoria de los amantes de la naturaleza y una de las más simbólicas es la huella que ha dejado el oso del Pirineo en su paso por estos bosques.

Curiosidades que debes saber sobre este oso

Este formidable animal fue perseguido a comienzos del siglo XX, extinguiéndose casi en su totalidad entre los años 70 y 90. Afortunadamente, la implementación de un programa a cargo de la Unión Europea ha permitido introducirlo de nuevo en su hábitat del Pirineo francés y hoy en día pertenece a la fauna del Parque Natural de Alt Pirineu.

Nuevamente es posible divisar su pisada característica con rastros de comida, excremento y restos de vegetación muerta, ya que suele alimentarse de carroña, invertebrados, hojas, ramas y frutas del bosque

Sin embargo, hay muy pocos ejemplares y es muy difícil observarlos por ser típicamente esquivos y esconderse en lugares prácticamente inaccesibles para el ser humano. Estas zonas representan su mejor refugio durante el día, saliendo tan solo a la primera o última hora del sol. 

Para probar suerte y observarlo se han organizado planes y recorridos a cargo de empresas como Obaga Activitats o Piros Explorer que conocen sus costumbres y te guiarán en una interesante experiencia, donde podrás apreciar cómo vive el oso pardo dentro del Parque Natural del Alt Pirineu.

Estos paseos exploratorios incluyen visitas de aproximadamente cuatro horas, dirigidas especialmente a zonas seguras en las que ha sido divisado el oso pardo, donde es posible seguir su rastro y apreciar su estilo de vida con tan solo mirar las huellas que ha dejado.

Si quieres vivir la experiencia de caminar en rutas frecuentadas por el oso pardo, te recomiendo tomar uno de sus itinerarios de 1 a 8 días equipados con tiendas de campaña y poderosos prismáticos que te facilitarán su observación. 

Será necesario que te llenes de paciencia, ya que no es fácil verlos, aunque con seguridad lo lograrás. Si lo prefieres, puedes complementar esto con un tour en 4×4 para acercarte lo más posible a él.

Características del oso pardo

El oso pardo ha sido identificado científicamente con el nombre de Ursus arctos, un mamífero carnívoro originario de los bosques de Europa, América del Norte y zonas templadas de Asia; contando en estos lugares con cierto número de subespecies, diferenciables por su tamaño y coloración del pelaje.

Se caracteriza por contar con una longitud que va desde 1,50 hasta 2,95 metros aproximadamente, de acuerdo con la subespecie. Varía también su color entre el marrón oscuro y el dorado, pasando por tonalidades de grises, mientras que pueden llegar a pesar de 100 a 675 kg.

Longevidad

La longevidad del oso pardo es variable, pues se estima que cuentan al menos con un período de vida que va desde los 25 a 30 años

No obstante, algunos ejemplares observados han logrado superar este tiempo, tanto libres como en cautiverio.

Alimentación

El oso del pirineo es omnívoro, lo que implica que se alimenta especialmente de vegetales , pero no le incomoda consumir carroña, tomar miel de los panales o degustar pequeños insectos y vertebrados que se encuentren a su alcance.

Su instinto carnívoro le ha permitido especializarse en la captura de presas de mayor tamaño, como los ciervos y especies similares unguladas, además, es favorecido al no contar con depredadores naturales más que el ser humano.

Costumbres

Esta especie realiza un ritual preparatorio para su hibernación en la época de invierno. Para ello, acumula en su tejido adiposo un 75% de la energía suministrada por sus alimentos, para mantenerse durante un sueño prolongado o letargo.

Entre sus últimos alimentos antes de la hibernación consume cierta cantidad de hierbas y tierra con la que forma un bolo alimenticio que sirve de tapón en su intestino grueso para amontonar la comida de la cual su organismo toma grasa y nutrientes en manera muy lenta.

A su vez, prepara la madriguera con ramas, postrándose en ellas durante un sueño entrecortado que no genera variaciones en la temperatura de su cuerpo y al final del cual despierta, expulsando la obstrucción intestinal sin dificultades y recobrando nuevamente su actividad física.

Reproducción

El oso pardo es polígamo y alcanza su madurez sexual entre los tres y cinco años de edad, iniciando su período de celo en los meses entre mayo y julio de cada año. 

Las hembras inducen su ovulación a causa de la cópula, lo cual les permite quedar preñadas, pero su óvulo fecundado se mantiene flotando en el útero hasta implantarse en el otoño, cuando comienza su gestación.

La osa tiene a sus oseznos durante la hibernación, aproximadamente en el mes de enero. Por lo general, son de uno a tres ejemplares, (rara vez cuatro); ninguno pasa de los 350 gramos y se mantienen al lado de su madre al menos por un año y medio, ya que suele haber un intervalo de dos años entre cada parto.

¿Cuántos osos pardos hay en los Pirineos?

Como parte de los programas de conservación del oso pardo en los Pirineos, su vida silvestre es monitoreada por el GSTOP, generando un balance anual. Para el año 2021 este reporte indicó que existen aproximadamente 70 ejemplares en la zona.

Esto será comprobado durante los siguientes períodos, a fin de mantener su control por parte de los representantes del Conselh Generau d’Aran, La Generalitat, los Gobiernos de Andorra, Navarra, Aragón, Francia y la Fundación Oso Pardo.

Cabe destacar que han sido registrados 16 oseznos nuevos con 9 madres diferentes, estimándose que entre el año de 1996 y 2020 su número se ha incrementado con 98 crías de 54 camadas, lo cual indica que su recuperación dentro de este hábitat se mantiene en progreso.

¿Cómo se llama el oso del Pirineo?

La identificación científica de esta especie es Ursus Arctos Pyrenaicus y se estima que proviene de Eslovenia o al menos ha nacido como descendiente de ejemplares con este origen.

Al oso más popular del Pirineo se le ha llamado Neré, un ejemplar representativo de estos valles, capturado en el Val d’Aran en 1998 con tan solo un año de edad y cuyo padre era de procedencia eslovena.

Este oso nacido en el Pirineo se encuentra actualmente en la zona, al igual que otros machos identificados con el nombre de Cannelito y Rodri, además de las hembras Zorita y Clavelina. Todos ellos son parte del programa de reintroducción de esta especie dentro de su hábitat natural.

¿Qué hacer si me encuentro un oso en la montaña?

Los osos son animales de gran fuerza y tamaño, un adulto puede llegar a tener un metro de altura y pesar hasta 200 kg, sin mencionar su afilada dentadura. Se debe proceder con sumo cuidado al encontrarlo en la montaña, pues además cuenta con oído y olfato muy desarrollados.

Este ejemplar es esquivo y en muy pocas ocasiones se deja ver. Por lo general tiene miedo al hombre y lo evita, sin embargo, en caso de que te encuentres a poca distancia de él, sigue estas recomendaciones:

  • Manifiesta tu presencia para que la identifique, deja que te vea y escuche, manteniendo siempre una adecuada distancia entre ambos, sin mostrar miedo.
  • Si te mueves, hazlo lentamente, sin aspavientos ni gestos bruscos que puedan llamar considerablemente su atención o indiquen un factor de peligrosidad para él.
  • No le bloquees el paso, deja libre cualquier vía que deba seguir si desea huir.
  • Aléjate despacio del lugar, sin dejar de observarlo en caso de que debas defenderte, pero sigue un rumbo diferente al que este oso podría tomar.
  • Si te encuentras a una osa con sus crías, nunca te acerques a sus oseznos ni te interpongas entre ellos y su madre.

En el peor de los casos, si el oso decide atacarte, lo ideal es que lleves un spray de gas de pimienta para que se detenga con una pequeña rociada y cuentes con tiempo para llegar hasta un lugar seguro. No obstante, este debe ser el último recurso.

Expediciones oso del Pirineo

Es fascinante el avistamiento seguro de un oso, experiencia que puedes obtener en una expedición con profesionales en este tipo de recorridos, como los que te llevarán a lo largo del Parque Natural del Alt Pirineu y el Valle de Arán.

Durante los meses de mayo y junio suelen realizarse estas expediciones donde el protagonista es el oso pardo, con recorridos de 2 a 8 días, tiempo suficiente para que sigas el rastro de este animal y disfrutes apreciando sus costumbres, características y comportamiento.

Recuerda que aunque no lo veas, el oso pardo se encuentra escondido en un rincón salvaje del Pirineo, es posible que te observe y en cualquier momento se asome brindándote la posibilidad de apreciar su majestuoso porte. Para ello debes encontrarte en el lugar indicado, con todo el equipo necesario para detectarlo aun cuando estés dormido, con fototrampeo y sensores de movimiento. Muy temprano en la mañana, con la ayuda de prismáticos y telescopios, se realiza una rutina de vigilancia a distancia y saltarás de emoción cuando logres captar a lo lejos tu primer oso pardo. Si estás interesado en esta experiencia, los guías de las expediciones que sugiero a este lugar imparten un curso práctico sobre seguimiento y ubicación, realmente impresionante.

El Valle de Arán cuenta con un parque temático donde se encuentran diferentes especies de animales autóctonos del pirineo. Se pueden visitar los osos en ARANPARK.

Te puede interesar

Compártelo con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.